Inicio / Hábitos / Como comenzar con la educación y obediencia

Como comenzar con la educación y obediencia

Sin duda, para educar a los niños del siglo XXI son necesarias dos cuestiones. La primera y más fácil de comprender es la idea de continuidad, lo que implica no sólo darles explicaciones sobre por qué les decimos que se comporten de una determinada manera, sino que, si les pedimos autonomía a los tres años (vestirse, ir al lavabo solos), a los siete no debemos privarles de ir a dormir a casa de un amigo porque queremos tenerlos controlados, o no hablarles de ciertos temas porque no van a comprenderlos y dejamos que pasen dos horas frente a Internet encerrados en su habitación.
La segunda se refiere a que los niños sientan que lo que se les dice es bueno para ellos, que los padres saben lo que dicen. Hoy día, la mayoría de los padres saben cómo tratar a sus hijos, pero les falta saber qué decirles. Carecen de argumentos sólidos sobre por qué es para ellos positivo obedecer, por qué necesitan del adulto. A veces, los padres confundimos el desarrollo de la autonomía con la libertad del niño para hacer lo que quiera. Un pequeño de tres años no puede elegir qué comer. Ésta es una decisión cotidiana que deben tomar los padres.

Actitud crítica
También los argumentos sólidos dan a los progenitores fuerzas extras para educar a niños “políticamente incorrectos” para adultos poco creativos. Son niños con una actitud crítica ante la sociedad, a quienes sus padres les enseñan los grandes tesoros culturales de la humanidad, o cómo hechos que ocurrieron en el pasado se repiten de otra forma en el presente (a los 7 años, un niño que se deja influir por sus compañeros comprende perfectamente que a un gran físico como Einstein le ocurriera lo mismo de pequeño, y que su vida ha demostrado que no siempre lo que digan otros es necesariamente verdad).

Más que simple disciplina
A los nueve, pueden entender el planteamiento profundo de las cuestiones fundamentales que afectan a la vida de las mujeres y de los hombres. Y es que educar a un niño es más que conseguir de él disciplina. La disciplina es tan sólo una mínima consecuencia. Cada vez que educamos desde una perspectiva más amplia, la creatividad y la capacidad de innovar de los padres se incrementa, y también las capacidades y habilidades de los hijos. Hay menos padres desesperados y, por qué no, menos niños medicados.

Como comenzar con la educación y obediencia
3 (60%) 2 votos

También puedes ver

1

Consejos para eliminar el Miedo a la Oscuridad en Niños

Para acabar con los temores que la oscuridad produce, el niño debe enfrentarse a la …

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *